La CGT no descarta realizar un nuevo paro general

Pablo Moyano, uno de los cosecretarios generales de la CGT, expresó su inquietud tras el fracaso de la reunión entre representantes del Gobierno, sindicatos y cámaras empresariales. Tras la falta de acuerdo en la discusión sobre el salario mínimo, Moyano señaló la posibilidad de convocar a un nuevo paro general, manifestando su descontento con la situación: “Han ignorado completamente todo”.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de una medida de fuerza, Moyano afirmó que se debatirá la opción. Criticó la modalidad virtual de la reunión, argumentando que la falta de presencialidad dificultó el diálogo, con intervenciones intermitentes y una limitada posibilidad de intercambio.

Las declaraciones de Moyano se producen luego de la falta de consenso respecto al salario mínimo nacional. Los sindicatos propusieron un aumento del 85%, llevando el salario mínimo a $288,600 a partir de febrero, propuesta que fue rechazada por los empresarios y, según la CGT, respaldada por el Gobierno.

La CGT emitió un comunicado crítico acusando al Gobierno de obstruir la normalidad de la reunión y a los empresarios de colaborar con esa estrategia al no presentar propuestas.

Por su parte, Milei también se pronunció, asegurando que el Gobierno no establecerá el salario mínimo por decreto y enfatizando en la libertad de las paritarias.

En su intervención, Milei cuestionó la capacidad de los políticos para determinar precios y reafirmó su postura en contra de fijar precios por decreto, abogando por la autonomía en las negociaciones entre trabajadores y empleadores.

El comunicado de la CGT ante el rechazo del salario mínimo

“El Gobierno hizo fracasar la reunión del Salario Mínimo, Vital y Móvil”, es el comienzo del comunicado que firmó la CGT apenas terminó la reunión, en la que había propuesto llevar el SMVM un 85% más arriba de su valor actual.

“Rompiendo una larga tradición de dialogo social tripartito y acuerdos colectivos en el ámbito del Consejo del Salario en nuestro país, el gobierno impidió el normal desarrollo de la reunión con el único objetivo de boicotear cualquier posibilidad de acuerdo”, sostienen en el texto.

“La Confederación General del Trabajo viene solicitando desde diciembre la reunión del Consejo para establecer un nuevo Salario Mínimo y un nuevo valor de la asignación por desempleo”, añaden desde la central obrera.