Se suspendió el juicio a María Ovando

El juicio que se llevaba  adelante contra María Ovando, una mujer que supuestamente “no impidió” el abuso sexual de sus hijas, se suspendió ayer tras la inhibición del presidente del Tribunal Oral Penal 1 de Misiones, que consideró que “la vaguedad de la acusación no le permite determinar qué debe juzgar”, por lo que el proceso penal se pospuso.

En noviembre de 2012, Ovando, quien vivía en condiciones de pobreza extrema junto a sus 12 hijos en Colonia Delicia, fue juzgada y absuelta por “abandono de persona agravada por el vínculo” tras la muerte de su hija de 3 años, como consecuencia de un cuadro de desnutrición.

El proceso legal “expuso ante todo el país las arbitrariedades y la extrema peligrosidad de un Poder Judicial que criminaliza la pobreza y hostiga a los sectores más vulnerados” y mantuvo a la mujer detenida desde marzo de 2011 hasta el juicio que la absolvió, recordó en un comunicado el Equipo de Derechos Humanos Justicia y Género que asumió su defensa.

Y agregó: “Aquel caso demostró los criterios discriminatorios y estigmatizantes con que la Justicia misionera y otras instituciones del Estado tratan a las mujeres pobres, la arbitrariedad con la que actúa y desnudó además su carácter patriarcal, clasista, corporativo y abusivo”.

El presidente del tribunal se inhibió pero las vocales no.

Tras la absolución, la mujer presentó una demanda contra el Estado por daños y perjuicios que avanza en el fuero civil y ahora aparece otra acusación contra ella.

La causa

En esta nueva causa, se acusa a Ovando de “haber permitido o no haber impedido el abuso sexual hacia una de sus hijas cuando las mismas ya no vivían con ellas por disposición – también arbitraria e injustificada – de la jueza Margarita Potschka, quien en una audiencia realizada el 10 de marzo de 2015, con graves irregularidades, decidió retirarle la guarda de sus hijas menores y entregárselas a los supuestos abuelos paternos”, explicaron sus abogados.

La defensa de la mujer aseguró que “hasta hoy sigue sin acreditarse el vínculo real”, por lo que califican de “supuestos” a los abuelos que tienen la guarda de las niñas y fue, precisamente, a raíz de una denuncia radicada por ellos que se origina la nueva causa contra Ovando.

En la segunda jornada del juicio que se llevó a cabo ayer en Eldorado, el Tribunal debía resolver las nulidades presentadas por las defensas que argumentaron que la Fiscalía “no había cumplido requisitos mínimos para formular la acusación, como lo es precisar los hechos por los que se acusa a los imputados”.

Asimismo, la defensa rechazó el pedido del fiscal Federico Rodríguez de agregar la figura de “corrupción de menores” y ante esta presentación, el presidente del Tribunal, Atilio León, acogió los argumentos de los abogados, pero “las vocales Ramos y Gallardo votaron por el rechazo”.

En consecuencia, León “decidió inhibirse en el proceso al considerar que la vaguedad de la acusación no le permite determinar qué debe juzgar” por lo que el juicio se suspende hasta la conformación de un nuevo tribunal.

En el proceso también serán juzgados Marcos Iván Laurindo de 23 años, pareja de Ovando al momento de la detención, y Lucas Sebastián Ferreira, de la misma edad, amigo de ambos: los dos jóvenes se encuentran detenidos -desde 2015- en la Unidad Penal III de Eldorado, acusados de “abuso sexual con acceso carnal”.

José Luis Fuente, uno de los abogados de Ovando, aseguró en declaraciones a la prensa local que “a la luz de los hechos, no hay material probatorio que pueda solidificar ninguna acusación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *