Álvarez, imparable

River cumplió con creces los deberes de asegurarse ser el segundo mejor primero, ya que en la última fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores ante Alianza Lima, goleó 8-1 con una noche histórica de Julián Álvarez, que marcó seis tantos.

El delantero marcó tres tantos en la primera mitad. Santiago Simón puso el 4-0, y luego Álvarez se anotó con otro triplete, para romper un montón de récords en River y en el certamen. El tanto restante (el 7-0 parcial) fue del ingresado Elías Gómez, mientras que en el final, Lavandeira descontó de penal.

Con este resultado, River quedó primero del Grupo F con 16 unidades y una diferencia de gol de +15. De esta manera, quedó como el segundo mejor de los punteros en el listado general, con lo que definirá de local en todas las fases (octavos es contra un segundo y la final es a partido único en cancha neutral), salvo que se cruce con Palmeiras.

 El equipo de Marcelo Gallardo fue una auténtica máquina ante Alianza Lima. Excelso juego colectivo e individualidades en un punto muy alto como Álvarez, Santiago Simón, Esequiel Barco y Enzo Pérez fueron las claves del partido.

El primer gol significó el principio del fin para Alianza Lima, el equipo dirigido por el argentino Carlos Bustos, ex jugador de River Plate, que exhibió sus limitaciones en cada grito “millonario”.

 Álvarez y Simón fueron los protagonistas en los primeros dos tantos de River. El volante lo habilitó las dos veces para el mano a mano con el arquero Ángelo Campos.

Poco después, un gol mal anulado a Jefferson Portales, con un gran cabezazo, pudo haber sido el descuento de los peruanos, pero no hubiese sido problema para un River encendido.

 River atacó a Alianza Lima por las bandas, abrió la cancha, y se mostró como aquel equipo poderoso que supo consagrarse campeón en el segundo semestre del año pasado.

Julián Álvarez levantó a los hinchas otra vez con el tercer gol. Recibió una nueva ovación y acto seguido se escuchó: “¡Muñeeeeco, muñeeeeco!”, en obvia referencia al entrenador, quien levantó la mano en señal de agradecimiento.

 El segundo tiempo fue otro festival de River. Encontró muchos espacios frente a un rival muy limitado, superado ampliamente en todos los aspectos.

Un remate en el palo de Enzo Fernández, otro de Simón y un tercero de Emanuel Mammana fueron el aviso para el vendaval de goles.

Álvarez aprovechó las concesiones de la defensa peruana, sumada al enorme error del arquero Campos, para completar su quinteto de goles.

Simón, tras la tapada de Campos ante Álvarez, aprovechó el rebote y tuvo premio en su regreso a un buen nivel futbolístico.

River era una fiesta. Aplausos desde las cuatro tribunas, cánticos dedicados a Julián y Gallardo, y la celebración por el envío de “rabona” de Mammana en un centro, fueron las postales de una noche redonda para el “millonario”.

La frutilla del postre a la torta de cumpleaños la colocó Elías Gómez, quien ingresó en el primer tiempo por un lesionado Milton Casco, con un remate cruzado, al ángulo izquierdo del arco de Campos, para el inapelable 7-0. Sin embargo, “La Araña” tenía un gol más para cerrar una jornada histórica y convertirse en el jugador de River que más tantos convirtió en un solo partido oficial.

La hinchada de River ovacionó al equipo, pero principalmente a Álvarez, el joven goleador que está disputando sus últimos partidos en el club y se llevó dos pelotas por los seis gritos, que seguramente guardará en su casa de Manchester, cuando se incorpore al City en julio próximo..