Sarampión: la vacuna es principal medida de prevención

Desde el Hospital de Pediatría Dr. Fernando Barreyro instan a los padres a vacunar a sus hijos para prevenir el Sarampión. “De 12 meses a cuatro años deben acreditar una dosis de vacuna triple viral (sarampión-rubéola-paperas). Los mayores de cinco años deben acreditar dos dosis”, recordaron.

La recomendación responde al alerta emitido por el Ministerio de Salud de la Nación frente el riesgo de reintroducción del sarampión en la Argentina ante la circulación del virus en nueve países de América.

“Se han detectado 38 casos, es un número importante desde el punto de vista epidemiológico. Misiones es una provincia de riesgo por nuestra situación limítrofe con Brasil, el cual se encuentra en una situación epidemiológica importante con un gran número de casos. Entonces los riesgos fundamentalmente ocurren por la frontera y por nuestra predisposición de viajes de vacaciones a la zona de Brasil. Por eso es importante la vacunación”, remarcó el pediatra especialista en infectologia del Hospital de Pediatría, Oscar López.

En esa línea dijo que lo primero que se debe saber es si estamos inmunizados contra el sarampión. “Los padres tienen que saber que todos los niños de 1 año a 5 años deben tener al menos una dosis de la vacuna triple viral que es para sarampión, rubeola y papera. Los niños de 5 años en adelante, deben tener registradas dos dosis de esa vacuna. De no cumplirse lo mencionado, se deben vacunar por lo menos 15 días antes de viajar”, precisó.

El médico alertó que “si el niño tiene entre 6 meses y 1 año y va a viajar a Brasil, se debe colocar la vacuna triple viral”. Y agregó que “otra situación es el niño que tiene menos de 6 meses y que tiene que viajar a Brasil, la recomendación es que postergue el viaje o evite el viaje. Porque a un niño menor a 6 meses no se lo puede vacunar con la triple viral y el riesgo de que se contagie de sarampión existe porque hay un brote en Brasil, y es una enfermedad eruptiva grave”.

En cuanto a los signos y síntomas mencionó que “la idea no es alarmar solamente, sino que es alertar para que estemos todos atentos. Si el niño presenta fiebre, catarro nasal, conjuntivitis, tos y aparece una erupción en la piel, es muy probable que cuando se lleve al niño a la guardia le coloquen un barbijo, le realicen preguntas si ha realizado algún viaje a Brasil o en Buenos Aires o si estuvo en contacto con alguien con sarampión, verifiquen el carnet de vacunas y soliciten un laboratorio para descartar que no sea una de estas enfermedades eruptivas”.

Sobre el tratamiento el profesional expresó que “no hay un tratamiento específico, generalmente son enfermedades que terminan en la casa, con cuidados, controlar la temperatura si tiene fiebre y consumir mucho líquido. La mayoría no necesita internación. Tienen que tener algunos cuidados y aislamientos hacia otras personas con factores de riesgo” concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *