background img

Rovira: “Somos una oposición constructiva”

3 años ago Escrito por
DSC01675
banner

El presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, se refirió esta tarde, en conferencia de prensa, a los principales temas que involucran a la provincia de Misiones en relación al nuevo gobierno nacional.

Reseñó el panorama actual, marcado por el aumento de los servicios públicos, la inflación, la pérdida y precarización del empleo.

Priorizó la necesidad de reactivar las obras de infraestructura y enumeró gestiones, que junto con el Ejecutivo, impulsan en materia de compensaciones en energía eléctrica y combustibles.

Definió a la Renovación como una oposición constructiva, y expresó confianza en la capacidad del presidente de la República para rectificar errores.

A continuación un resumen de los principales ejes desarrollados por el dirigente.

Misiones y el plano nacional 

DSC01648

El gobierno nacional hoy es gestionado por una alianza de diferente color político al que veníamos acordando, a partir del triunfo del Frente Cambiemos.

Ahí encontramos una primera diferencia, una gran diferencia. En la provincia, hay que recordar, nosotros apoyamos otro partido político.

Eso a priori no tendría que ser inconveniente a partir del hecho de que si pensamos en una construcción democrática moderna, implica nuevos desafíos.

Nosotros aquí asumimos el rol de ser opositores. Esta es una palabra que hay que redefinirla;  puedo dar testimonio ya que tuve oposiciones que terminaron siendo clásicas, a la antigua, de rápidamente salir a criticar desde el primero momento.

Siempre ejercí una manera distinta de ser opositor. Considero que primero hay que partir de un espíritu colaborativo, tranquilo, que permita poner el acento en las coincidencias, porque son las que van a permitir los resultados concretos, que es la demanda de la gente. Y no del dirigente político, que debiera ponerse a un costado.

Porque muchas veces el dirigente político, para hacer saber que es opositor, o se expresa gritando, o a destiempo.

No hay que olvidar que recién estamos a cuatro meses de un gobierno que tiene innumerables necesidades. Es importante en este tránsito ser muy genuinos, sobre todo, con el dictado de la gente.

No hay manera de ser opositor en una democracia, como aspiramos, moderna, sin pensar primero que todos tenemos obligaciones. El presidente de la Nación tiene las obligaciones primarias porque es quien decide, pero también la oposición debe ir acercando mecanismos y soluciones.

Siempre aspiré a que la oposición acompañe el proceso de gobierno.

No es fácil. Se habló mucho tiempo de las famosas grietas, que por cierto existen. Eso  impide, dificulta, este proceso que es muy intenso, muy rápido.

Quién hubiera pensado que se terminarían de golpe los subsidios, y que la mayoría de los servicios como la electricidad, el gas y el transporte, pasarían a valer entre un 400 y 500 por ciento más.

Esa es una realidad que golpea sobre todo en los sectores que menos poder adquisitivo tienen.

Que haya desempleo, eso también es real. Una inflación que esté instalada en pocos meses ya superando el 25%; eso nos preocupa.

Pero todo esto debe ser canalizado en un proceso nuevo. No dejé de tener esperanzas de que esto en algún momento comience a funcionar.

Es una tarea  compartida, una tarea nueva donde adelanto que mi posición va a ser apoyar desde el Frente Renovador, en la búsqueda sobre todo de los correctivos y las soluciones.

Creo firmemente que hay voluntad del Presidente de corregir los errores.

Esa es la tarea del buen dirigente. Nuestra dirigencia está acostumbrada a no pensar tanto en lo ideológico o en lo personal.

Este es un llamado a un nuevo proceso democrático. Con esto no quiero inferir ni influir en ninguno de los dirigentes de la Renovación. Quiero un país que funcione para todos los argentinos, y una provincia también feliz.

Empleos 

DSC01627

El empleo es una de las variables principales que hace a un concepto tan cercano, y tan importante, como lo es el de inclusión social.

Transitoriamente no tenerlo significa una carga que lacera y preocupa.

El empleo está íntimamente ligado a la economía.

Cualquier intento de generar empleo es bueno, pero el discurso no genera empleo, una economía sana si lo genera.

Vivimos un momento donde la mezcla de términos o el fárrago de cuestiones que hoy están desarticuladas hacen que no se vea claro; está en los dirigentes encontrar la claridad a través de la economía.

Cuando estuvo en la última visita el propio presidente de la Nación, se acercó con estos interrogantes y  tuvimos una charla muy profunda.

Compartiendo un plano que no es el nuestro, en lo ideológico (esto es, una visión liberal de la economía que solamente mida metas de cumplimiento de superávit), mis recomendaciones básicas eran, considerar el costo social, y prever este proceso que significó rápidamente la pérdida del empleo, o deterioro del salario a quienes lo tienen.

Hoy la economía está técnicamente entrando a un proceso de estanflación, que es recesión con inflación.

La aspiración de generar empleo, que la compartimos y vamos a trabajar fuertemente en esta legislatura acompañando al Poder Ejecutivo, tiene sus limitaciones en tanto y en cuanto no hayan dictados macroeconómicos, que los tiene que dar la Nación, con reglas muy claras y con aperturas que de nuevo induzcan al crecimiento económico, a la inversión productiva.

Entonces sí, el empleo que se cree en esas condiciones, va a durar mucho tiempo.

Es impensable que vía un incentivo del Estado se pueda acercar otro puesto de trabajo porque las PyMEs están pensando en achicarse.

Otro caso de herramientas inadecuadas en una economía que urgentemente necesita que se la atienda, es la promoción de estos créditos hipotecarios con tasas al 50%. Por lo tanto, esto no es para ahora.

Quizás con una economía que vuelva a tomar vigor, transparente, con términos estabilizados y con una tasa muchísimo más baja sea algo importantísimo para reactivar, pero ahora no sirve.

Necesaria inversión en infraestructura 

DSC01699

Creo que ahora la dirigencia debe centrarse, y sobre todo las discusiones y los debates parlamentarios, en reactivar cuanto antes la obra pública.

Últimamente esta palabra está en discusión, pareciera ser que a la luz de algunos hechos delictivos, que nada tienen que ver con el concepto de un país y de una sociedad que tenga un desarrollo de infraestructura.

La obra pública es un plan, una misión del Estado para dotar de infraestructura. Está mal denominado, discutido y pésimamente presentado a la comunidad. Estos vientos liberales que creen que solamente va a haber buena infraestructura y obra pública de manos privadas, y que solamente construye donde cierran los números.

A un capital que solo busca el lucro, no le interesa este tipo enclaves poblacionales –como nuestra provincia- porque para eso está el Estado, por la vía de los impuestos o de los créditos internacionales.

Apoyamos decididamente a este gobierno para que cuanto antes ponga en marcha los anunciados planes como el Belgrano donde los misioneros estamos preparados como los primeros, con proyectos, carpetas, autovías, planes de viviendas, instalación de nuevas centrales generadoras de energía, porque es uno de los desafíos del presente y del futuro.

Energía y combustibles

Con el gobernador no solo hemos acompañado y solicitado al presidente de la Nación y sus funcionarios, la energía diferencial para los misioneros. Es un tema también que va a permitir generación de trabajo. Porque a partir de eso se puede convocar a las pymes productivas, a traer un empleo joven, a partir de un precio diferencial de su principal costo que es el energético.

Con los últimos aumentos de la nafta, el Gobernador está acercando al Presidente de la Nación la vuelta al ITC diferencial, el impuesto a la transferencia de los combustibles. Estamos tramitando rápidamente el ITC.

Política fiscal

Misiones es de las provincias con menor presión fiscal del país, a diferencia de lo que se cree, y es muy fácil comparar para qué sirve esto.

El 80 por ciento de los misioneros paga prácticamente un mínimo, que sirve para hacer frente a las asignaciones, frente a un mínimo de recursos que hoy está recibiendo la provincia de Misiones, vía sub-ejecución de los presupuestos y de paralización de la obra pública.

Por lo tanto, las asignaciones más importantes del Estado se llevan adelante casi exclusivamente con los aportes de rentas generales de la provincia.

Eso explica por qué tenemos el mejor sistema provincial de salud. Hemos asistido con esos recursos integralmente a la mayor epidemia de Dengue, sin ningún traspié, con esfuerzo, con trabajo y con nuestros recursos. Debo felicitar el altísimo grado de profesionalismo de hombres y mujeres que son agentes sanitarios, enfermeros, bioquímicos, médicos en todas las especialidades. En un sistema que lo hemos dotado, y donde se ve claramente el destino de esa carga fiscal.

No hay cosa más importante que el trabajo, la salud y la educación, son los tres pilares del desarrollo social. En estos momentos de crisis es donde se ve con verdadera magnitud el impacto de lo que significa haber previsto, con cargas reguladas, donde el que más tiene aporta más a esa caja del Estado, y el que menos tiene, aporta menos, pero para sostener al conjunto.

Hay que ir buscando formas de redistribución, y confío en que cada vez que se dé con el tono adecuado, y no tirando piedras, nos hagamos entender. Creo en la capacidad de rectificación que tiene el presidente actual.

Endeudamiento

Endeudarse no es una buena práctica económica ni para una provincia, ni para un país, ni para una familia.

Fijémonos lo oneroso que salió el festival anterior de la Alianza de Fernando de la Rúa, y un poco antes también, que significó un endeudamiento crónico. Salir del default, fue el último capítulo de ese festival.

Entonces, entrar rápidamente a un endeudamiento no es una buena política. Sí lo es, pensar en una etapa muy puntual, y en un plan de inversiones en infraestructura que va a significar cuotas pensadas, determinadas y muy acotadas de endeudamiento, y bien distribuidas.

Por eso espero que a la provincia de Misiones le toque muchísimo más que al resto, por la sencilla razón de que ha venido haciendo inversiones mayores que otras provincias vecinas con recursos propios.

El resto de las provincias solamente ha hecho viviendas recibiendo fondos de la Nación. Así también pasó con las rutas y los hospitales. En cambio acá es materia corriente.

Hasta cuando teníamos un flujo de la Nación, hemos hecho innumerables intervenciones de infraestructura.

La Nación no tiene realidad física, primero están los pueblos y las provincias que son anteriores que la Nación. Los recursos nacionales son de la provincia, que delega en la Nación su administración.

El índice de coparticipación es absurdo para el estado real de desarrollo que hoy tiene Misiones.

Hay que tener mucho cuidado con el endeudamiento, nosotros no tenemos ningún pedido de endeudamiento, menos para pagar gastos corrientes, como el conjunto de otras provincias que sí se van a   endeudar y van a terminar en otro festival de bonos provinciales.

En economía se pagan muy caros los desaciertos.

La Renovación como oposición

Con todo respeto, lo que expreso con toda claridad es una aspiración y un sentimiento, siento que tiene capacidad –refiriéndose al presidente Mauricio Macri- de rectificación de errores. Todas las tareas humanas son imperfectas.

También es cierto, desde la oposición, que mi pensamiento es muy claro y esto da mayor autoridad política. Nosotros aquí hemos ganado en todas las instancias como Frente Renovador.

Por lo tanto, en devolución al pueblo de Misiones somos fieles custodios de los intereses y sentimos en magnitud cómo nos afecta la suba en los servicios y el deterioro de los salarios. Estamos muy preocupados y es nuestro principal estado de ánimo.

Pero también como integrantes de un acuerdo nacional, con otras fuerzas políticas, debemos hacer nuestra autocrítica sobre por qué se perdió en la Nación.

Considero a la política como algo muy serio, muy importante. No todo lo anterior fue malo ni bueno, la parte que no fue buena hay que revisarla, porque si no lo hacemos no podemos pedir rectificaciones.

Si a la política la queremos sacar del lodo en algunos aspectos, es con un ejercicio activo donde todos tenemos algo que revisar, algo que corregir y con el foco puesto en lo que quiere la gente.

Para eso la única variable que disponemos es el tiempo. De ese modo se crece en democracia. No en actitudes cerradas. Creo que es muy buena la oportunidad para plantear una salida, hasta intelectualmente válida.

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Artículos Categorias:
Política · Ultimas Noticias
banner

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *