Nuevo registro de Yaguaretés en Salto Encantado

Los nuevos datos del monitoreo llevado adelante por la Red Yaguareté y el Ministerio de Ecología mediante cámaras trampa han registrado la presencia de dos ejemplares en este 2019.

Se trata de los machos “Poguapy” (que ya venía siendo registrado desde 2017) y “Amboty”, al que se fotografió por primera vez en enero de este año.

Ambos han sido detectados en forma recurrente durante 2019, lo que indica que esta zona forma parte de sus territorios, los que se superponen en algunos sitios, algo que sucede a menudo. Si bien no se han registrado hembras, es evidente que las hay, al menos en zonas cercanas, ya que la dinámica de ejemplares se mantiene en los últimos años.

Las buenas noticias son varias: Por primera vez en muchos años se registran dos ejemplares en la misma zona y durante varios meses, la persistencia de éstos en el tiempo está superando las medias históricas, no se produjeron predaciones al ganado en los campos adaptados a la convivencia y el movimiento de ejemplares se mantiene activo.

Los cercos adaptados con pulsos eléctricos para prevenir predaciones de yaguareté a vacas comenzaron a planificarse en 2011 y se implementaron en 2014, desde entonces no se han producido más ataques dentro de ellos, aún con presencia constante de yaguaretés y pumas.

“Es un momento muy importante, las predaciones han sido controladas, cada vez más ganaderos se suman (algunos ya llevan 6 años) y empezamos a ver un aumento en la cantidad de ejemplares, que ya habían experimentado una recuperación en cuanto al tiempo de supervivencia respecto de años anteriores. En el Valle del Cuña Pirú la convivencia entre el yaguareté y las personas es un hecho, hay que seguir fortaleciéndola y afianzarla», indicó el Licenciado Nicolás Lodeiro Ocampo, director ejecutivo de la Red Yaguareté, entidad que diseñó e implementó los sistemas.

El ministro de Ecología de Misiones Juan Manuel Díaz, por su parte, señaló: “Gracias al trabajo mancomunado del Estado y la Sociedad civil en inmediaciones del Parque Salto Encantado vimos primero la disminución de la conflictividad yaguareté-ganado, luego el aumento del tiempo de permanencia de cada ejemplar del Yaguareté en la zona, y finalmente el aumento de la población del Monumento Natural. La existencia de áreas naturales efectivamente protegidas, la utilización de mejores prácticas productivas y la articulación entre los distintos actores siguen siendo la mejor oportunidad para el desarrollo de Misiones y el cuidado de la selva y su biodiversidad.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *