El Sumo Pontífice se había comunicado telefónicamente con la familia el tercer fin de semana de octubre, pocos días después que se confirmara la identidad del cuerpo encontrado en el Río Chubut.

En ese momento, el diálogo tuvo un fin preciso. Francisco quiso brindarle el pésame a la familia y hacerle llegar su interés de que lo visiten en Roma en el corto plazo.

El llamado no fue la única comunicación que tuvo el Papa con la familia Maldonado. Francisco le envío una carta a Stella Peloso, madre del joven artesano, en la que le hizo llegar su “cercanía y oración”.

“En estos momentos de tanto dolor y tristeza le hago llegar la seguridad de mi cercanía y de mi oración; rezo por Usted y por sus hijos. Que Jesús la bendiga y la Virgen Santa la cuide”, fue el mensaje enviado por el Papa.

Al Vaticano viajarían los padres, el hermano y la cuñada de Maldonado.