Fiebre amarilla: las recomendaciones para los que viajan a Brasil

Hace poco más de diez días un brote de fiebre amarilla detectado en Minas Gerais puso en alerta al país vecino y al resto de la región. La epidemia comenzó a expandirse con celeridad hasta llegar a San Pablo, la ciudad con más habitantes.

De acuerdo a las autoridades sanitarias locales el número de muertos confirmados por la enfermedad asciende hasta los 47 casos, aunque se estima que la cifra puede resultar mucho mayor.

A los estados anteriormente mencionados se suman víctimas registradas en la localidades de Bahía y Esprito Santo. En total, se descubrieron más de 70 casos en todo el territorio brasileño. Las estadísticas dan forma al peor brote en décadas. Los valores son alarmantes teniendo en cuenta que en todo el año anterior solo hubo siete casos de fiebre amarilla, que causaron cinco muertes.

Tomando los recaudos de la situación, el Ministerio de Salud de la Nación lanzó un comunicado con las principales recomendaciones para quienes viajarán hacia el territorio lindero.

La cartera sanitaria aconseja a las personas que viajan exclusivamente a los centros turísticos costeros de Brasil no vacunarse contra la fiebre amarilla, ya que a la fecha, esas áreas no representan riesgo para adquirir esta enfermedad. En cuanto a los que eligen otros destinos, les solicita una consulta médica previa para evaluar la necesidad de recibir la vacuna -segura y efectiva- contra esta enfermedad.

Siguiendo detalladamente la viralización del brote, la estadía en algunos de los centros turísticos costeros de los estados no representan riesgo para adquirir la fiebre amarilla. Hasta el momento quienes visiten Ceará, Sergipe, Rio Grande do Norte, Paraíba, Pernambuco, Alagoas, Bahía, Espíritu Santo, Rio de Janeiro, São Paulo, Paraná, Santa Catarina y Rio Grande do Sul pueden obviar la vacuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *