En la primera semana ya pasaron 140 niños por el Hogar de Día Oberá

El Hogar de Oberá fue inaugurado el pasado 2 de diciembre y en la primera semana ya pasaron 140 niños correspondientes a 40 familias aproximadamente, según detalló el coordinador Lucas Schwartz, dependiente de la Subsecretaría de Atención Integral Comunitaria, de la Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Salud Pública.

Formalmente fueron admitidos 73 niños, niñas y adolescentes. Entre las principales características que presentan las familias son situaciones de precariedad de sus viviendas, hacinamiento, conexiones eléctricas clandestinas y se abastecen de agua de canillas públicas y tanques comunitarios.

Entre las familias que concurrieron al Hogar, un alto porcentaje de los padres no terminó los estudios primarios, muy pocos comenzaron el secundario y el rendimiento de los niños, niñas y adolescentes es muy bajo. Se constató una elevada repitencia y casos de chicos que nunca concurrieron a un establecimiento educativo.

La falta de una higiene adecuada fue una de las cuestiones detectadas, así como la necesidad de mejorar el trato con los niños y niñas en el ámbito familiar para la prevención de situaciones de violencia.

La mayoría de las familias provienen del barrio COPISA, ubicado cerca del Hogar de Día, que se encuentra en Villa Svea.

Los participantes del Hogar ya realizan diversos talleres y desde el primer día se comenzó con el apoyo escolar, para acompañar a los niños que tenían que rendir alguna materia en la escuela en el período de recuperación.

En el Hogar se brinda atención integral a niños, niñas y adolescentes de 0 a 18 años, hay sala maternal y se ofrecen atención médica – nutricional, atención psicológica y psicopedagógica, apoyo escolar, actividades recreativas, deportivas y de formación de oficios.

Diariamente se brindan cinco comidas, desayuno, almuerzo, merienda y dos colaciones, a media mañana y media tarde.

El horario de funcionamiento es de 8 a 18 horas y la admisión y atención se realiza a niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad (situación de calle, desnutrición, pobreza, consumo de sustancias, discapacidad, familias disfuncionales, deserción escolar, entre otras).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *