La conjuntivitis dura entre 8 y 12 días, y es autolimitada, pero en algunos casos puede prolongarse hasta por tres semanas

La conjuntivitis afecta a personas de cualquier edad, con más incidencia en niños y pacientes con antecedentes de blefaritis, ojo seco y/o uso excesivo de lentes de contacto.

Los síntomas para reconocer el cuadro desde sus comienzos:

  • enrojecimiento ocular,
  • secreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo,
  • dolor,
  • fotofobia (sensibilidad a la luz),
  • visión borrosa,
  • sensación de pesadez en los ojos,
  • edema palpebral
  • disminución de la agudeza visual cuando compromete la córnea.

Para el tratamiento se suelen indicar antibióticos tópicos, frío local, lágrimas, y antiinflamatorios, según la situación de cada paciente.

 El contagio de la infección se produce con facilidad por las secreciones de los ojos, la nariz y la boca de los afectados

Cómo prevenir

  • evitar compartir las toallas y refregarse los ojos con las manos sucias,
  • lavarse la cara con agua y jabón al salir de la pileta,
  • usar lágrimas artificiales para mantener los ojos lubricados.

Además es fundamental la higiene de las manos: el lavado regular, el uso de alcohol en gel, antes y después de colocarse la medicación, así como el uso de toallas descartables.

 Quienes usan lentes de contacto deben sacárselos antes de entrar a la pileta y tampoco deberían usarlos en la playa