Caso Próvolo: condenaron a 45 años de prisión a los curas por violación y corrupción de menores

El Tribunal Penal Colegiado Nº2 de Mendoza, en la capital provincial, condenó ayer a 45 años de prisión al sacerdote Horacio Corbacho, a 40 a su par Nicola Corradi y 18 años al ex jardinero Armando Gómez, por abusos y la corrupción de menores en el Instituto Antonio Próvolo de niños sordos.

Los jueces Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli leyeron el fallo ante la presencia de víctimas, familiares y organizaciones de derecho humanos.

Cerca de las 10 de la mañana, el tribunal dio la oportunidad a los tres acusados de pronunciar sus últimas palabras antes del veredicto, pero los tres se negaron a decir algo respecto del proceso en su contra.

La acusación a cargo del fiscal Alejandro Iturbide incluyó 28 hechos y 11 víctimas. En su extenso alegato que duró dos jornadas del proceso, Iturbide solicitó 45 años de cárcel para los sacerdotes; considerando que -en el caso de Corbacho- contaba con la mayor cantidad de imputaciones. Respecto a Corradi, aunque tenía menos imputaciones en su contra, 6 en total, Iturbide recordó era el regente del instituto y quien comandaba todo lo que acontecía en el instituto religioso.

Para Gómez el pedido de pena había sido menor, exactamente la mitad de la que se pidió para los curas: el fiscal tuvo en cuenta entre los atenuantes que se trata de una persona analfabeta, de poca instrucción y claramente influenciable.

Según informó el diario mendocino Los Andes, un joven de 27 años que estuvo en la escuela religiosa entre el 2011 y el 2013, advirtió en el juicio que Gómez, a quien se refirió como “Pilo”, guardaba entre sus pertenencias prendas íntimas de algunos de los estudiantes de la institución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *